Posted on March 24, 2013 by

salvar el mundo, o la necesidad de no renunciar

Salvar el mundo quiere decir cosas muy diferentes para diferentes personas, para diferentes diseñadores, y a veces incluso para el mismo diseñador. Para este diseñador salvar el mundo no tiene necesariamente que ver con alimentar al hambriento o dar de beber al sediento, para ello tenemos gobiernos, oeneges y alguna que otra religión. Tampoco tiene que ver con el acceso universal a la educación, la erradicación del sida, la paz universal o demás deseos de año nuevo.

Salvar el Mundo no es salvar el mundo.

salvar el mundo  — en humildes minúsculas —  es la intención de hacer lo mejor que podemos con lo que tenemos entre las manos, pensar que todo lo que merece la pena diseñar merece la pena ser bien diseñado, tener la certeza de que nuestro trabajo es relevante en un esquema general mas allá de la mera satisfacción del cliente. Que cada proyecto colabora en la construcción o el derribo de una estructura común, y que perder la referencia del conjunto justificando nuestra desidia con objetivos de negocio nos empobrece, a todos.

Acabo de terminar el libro de Monteiro. Brillante, y no por que esté desvelando ningún secreto, cualquier diseñador que se haya dedicado a esto unos cuantos años ha sumado la experiencia suficiente para escribirlo, aunque seguro que con menos gracia. Este libro, leído a tiempo, ahorrará muchos dolores de cabeza.

Lo mejor del libro de Monteiro, por alguna razón me gusta llamarlo así, no es su parte higiénica ocupando el 97% de las páginas y que habla sobre contratos, abogados, negociaciones, proceso, etc. Es ese 3% que se salpica a lo largo del libro y que dice cosas como:

It’s my belief that as a designer you are responsible for what you put into the world. When you work for someone else you can’t always pick and choose what you work on. We very consciously keep Mule small so we never feel we have to take on a job we can’t ethically stand behind just to keep the lights on.

Mas Monteiro

Diseñar es un ejercicio de honestidad.

Voy a escribirlo otra vez.

Diseñar es un ejercicio de honestidad.

Honestidad hacia uno mismo. Honestidad hacia nuestro equipo. Honestidad con nuestros clientes. Con nuestro entorno. Honestidad hacia la historia de nuestra profesión y su tradición.

We come from a strong line of kings and queens. People who have spent their lives making the world a better place than when they entered it. Some in small ways. Some in large ways.

salvar el mundo es esencial, Salvar el Mundo me queda grande.