Posted on February 21, 2013 by

Lo tradicionalmente japonés

Nunca he viajado a Japón, aprendido el lenguaje, sus costumbres o leído demasiado sobre el, ni siquiera he frecuentado suficientes amistades japonesas. Y sin embargo Japón, o la idea de Japón, alimenta mi espíritu, su disolución en occidente me emociona.

La foto que abre este artículo pertenece a Domestic Scandals de Takashi Yasumura. El acercamiento al libro de Yasumura se produjo por razones diferentes a lo japonés: alguna de sus imágenes están muy relacionadas con una serie en la que estoy trabajando, si bien solo formalmente. Como suele ocurrir, el libro no se reveló hasta una segunda lectura. Domestic Scandals presenta pequeñas fricciones cotidianas, objetos de Occidente colonizando estancias de una vida japonesa, una ocupación calmada, permitida y aparentemente inocua, pero que produce un dolor lento, grotesco por su falta de emoción.

Es tal la impostura en la composición, que los objetos colocados en escena por Yasumura son desprovistos de su utilidad y se convierten en elementos de ruptura. Nadie piensa en a quien llamará el teléfono, quien comerá la tarta o si la basura está llena. Sólo trasciende la interferencia, la amenaza.

He revisitado Domestic Scandals con mucha frecuencia en los últimos dos años, y hasta hace hace un mes no descubrí una nueva dimensión a la obra. Fue al leer In Praise of Shadows de Junichirō Tanizaki. Tanizaki también se sirve de lo cotidiano para llorar lo tradicionalmente japonés  — ¿será que lo cotidiano es consustancial a lo japonés? —  y lamenta la perdida de la media luz:

Only in dim half-light is the true beauty of japanese lacquerware revealed.

y continúa:

Lacquerware of the past was finished in black, brown or red, colors built up of countless layers of darkness, the inevitable product of the darkness in which life was lived. Sometimes a superb piece of black lacquerware, decorated perhaps with flecks of silver and gold  — a box or a desk or a set of shelves —  will seem to me unsettlingly garish and altogether vulgar. But render pitch black the void in which they stand, and light them not with the rays of the sun or electricity but rather a single lantern or candle: suddenly those garish objects turn somber, refined, dignified.

Es la iluminación lo que convierte en disección forense las fotos de Yasumura, una iluminación occidental que arrebata su esencia al contexto y lo expone, lo hace vulnerable.